español

Antes de que se sirviese la comida, Poirot cogió al jefe de los camareros por la manga y le murmuró algo al oído. Constantine no tardó en enterarse en qué habían consistido las instrucciones, pues observó que el conde y la condesa Andrenyi eran siempre servidos los últimos y que, al final de la comida, se retrasaron en presentarles la cuenta, con lo que resultó que el conde y la condesa fueron los últimos en abandonar el coche comedor. Cuando al fin se pusieron en pie y avanzaron en dirección a la puerta, Poirot se levantó también y los siguió. —Pardon, madame —dijo—, ha dejado usted caer su pañuelo. Mostraba a la dama el delicado cuadradito de batista con su monograma. Ella lo cogió, lo miró y se lo devolvió. —Se equivoca usted, señor, ese pañuelo no es mío. —¿No es suyo? ¿Está usted segura? —Completamente segura, señor. —Y, sin embargo, madame, tiene su inicial..., la inicial «H». El conde hizo un movimiento brusco. Poirot fingió no darse cuenta. Su mirada estaba fija en el rostro de la condesa. —No comprendo, señor —replicó ella, sin inmutarse—. Mis iniciales son E.A. —Me parece que no. Su nombre es Helena..., no Elena. Helena Goldenberg, la hija más joven de Linda Arden. Helena Goldenberg, hermana de mistress Armstrong. Durante unos minutos reinó un silencio de muerte. Tanto el conde como la condesa palidecieron intensamente. Poirot añadió en tono más suave: —Es inútil negarlo. Ésa es la verdad, ¿no es cierto? —Pregunto, señor, ¿con qué derecho...? —estalló, furioso, el conde. Ella le contuvo, levantando una pequeña mano hacia su boca. —No, Rudolph. Déjame hablar. Es inútil negar lo que dice este caballero.

gallego

Antes de que a comida se servise, Poirot colleu ao xefe dos camareiros pola manga e murmurou algo na orella. Constantino descubriu axiña cales eran as instrucións, xa que observou que o conde e a condessa Andrenyi foron sempre servidos por última vez e que, ao finalizar a comida, tardaron en presentar o proxecto de lei, o que resultou no conde e a condesa foi a última en saír do coche. Cando finalmente se levantaron e se dirixiron cara á porta, Poirot levantouse e seguiunos. "Perdón, señora", dixo, "deixaches o pano". Mostrou á dama o delicado cadrado de batista co seu monograma. Ela colleuna, mirouna e devolveuna. "Estás equivocado, señor, ese pano non é o meu." "Non é o teu?" Estás seguro? "Completamente seguro, señor." "" Non obstante, señora, ten a súa inicial ... a "H" inicial. O conde fixo un forte movemento. Poirot finxiu non notarse. A súa mirada estaba fixada no rostro da condesa. "Non o entendo, señor", respondeu ela, desconcertada. As miñas iniciais son E.A. Non creo. O seu nome é Helena ... non Elena. Helena Goldenberg, a filla menor de Linda Arden.Helena Goldenberg, irmá da señora Armstrong. Durante uns minutos reinou un silencio de morte. Tanto o conde como a condesas padearon intensamente. Poirot engadiu cun ton máis suave: "É inútil negalo". Esa é a verdade, non si? "Pregunta, señor, con que dereito ...?" O conde estalou furiosamente. Ela detívoo, levantando unha pequena man para a boca. "Non, Rudolph." Déixeme falar. Non serve para negar o que di este señor.

Condiciones de Servicio

Todas las traducciones realizadas se guardan en la base de datos. Los datos salvados se publican en el sitio web abierta y anónimamente. Por esta razón, le recordamos que su información y sus datos personales no deben incluirse en las traducciones que usted hará. El contenido creado a partir de las traducciones de los usuarios puede incluir jerga, blasfemia, sexualidad y elementos similares. Recomendamos de no utilizar nuestro sitio web en situaciones incómodas, ya que las traducciones creadas pueden no ser adecuadas para personas de todas las edades y lugares de interés. Si en el contexto de la traducción de nuestros usuarios, hay insultos a la personalidad y o a los derechos de autor, etc. puede contactarnos por correo electrónico, →"Contacto"


Política de Privacidad

Los proveedores, incluido Google, utilizan cookies para mostrar anuncios relevantes ateniéndose las visitas anteriores de un usuario a su sitio web o a otros sitios web. El uso de cookies de publicidad permite a Google y a sus socios mostrar anuncios basados en las visitas realizadas por los usuarios a sus sitios web o a otros sitios web de Internet. Los usuarios pueden inhabilitar la publicidad personalizada. Para ello, deberán acceder a Preferencias de anuncios. (También puede explicarles que, si no desean que otros proveedores utilicen las cookies para la publicidad personalizada, deberán acceder a www.aboutads.info.)